¿Qué coste supone para el medio ambiente la gran cantidad de electrodomésticos que tenemos en nuestros hogares? Unos electrodomésticos que están creados con materiales no biodegradables cuyos restos permanecen durante décadas y cuya vida útil es cada vez menor.El consumo de tecnología se ha incorporado a nuestras vidas. Un ejemplo: ¿cuántas veces desechamos un teléfono móvil aún funcional sólo porque preferimos otro mejor? Ese tipo de comportamientotiene un alto coste económico y una importante repercusión para el medio ambiente. Desgraciadamente, se trata de algo cada vez más extendido, también en otros ámbitos de consumo y de nuestra vida cotidiana, como la ropa y la alimentación.

Las modas nos llevan, independientemente del buen o mal estado de un aparato o una prenda, a sustituirlo por otro más moderno o con mejores prestaciones. La mayoría de las veces tiramos estos productos sin ser conscientes ni de las emisiones negativas que producen en la atmósfera ni del  espacio que ocupan en el territorio, en detrimento del aprovechamiento de tierras fértiles, así como del coste ambiental y económico de los procesos de fabricación asociado.

Algo similar sucede con nuestra alimentación: se incrementa el consumo de productos que no son de temporada. Para conseguirlos, es necesaria la utilización de productos químicos que, de una u otra forma, inciden tanto en la salud como en el medioambiente.

Esta realidad nos debe hacer pensar en el problema que están generando los hábitos de consumo influidos por las modas y en cómo afectan esos hábitos a nuestra economía, nuestra salud y, especialmente, al cambio climático. Este es el objetivo de Enseñemos a ser consumidores responsables, una propuesta didáctica para alumnos de la etapa de Secundaria que pretende, a través de un planteamiento basado en servicios y mediante técnicas colaborativas y de trabajo por proyectos, que los alumnos tomen conciencia de esta realidad, con el fin de que se sensibilicen y asuman la necesidad de uncambio.

Esta unidad propone un esquema de investigación con seis grupos de trabajo: compra ecológica, ocio responsable, electrónica, energía y agua, transporte y etiquetas (este último grupo se centrará en la información que aporta el etiquetado de distintos productos). Cada uno de estos equipos dedicará varias sesiones a la investigación y búsqueda de información, para, una vez elaborada su exposición, presentársela al resto de compañeros en el aula o en el centro. Además, se prevé la posibilidad depresentarlas exposiciones a otros colegios del entorno, lo que supone una motivación externa para los alumnos. Como parte final del proyecto, se recoge un interesante proceso de evaluación desde una triple perspectiva –individual, pequeño y gran grupo-, que permitirá valorar tantocada uno de los diferentes trabajos como el proyecto en su conjunto.