El agua es un elemento clave del que depende nuestro bienestar que además se verá fuertemente afectado por el cambio climático. Planta un río pone de manifiesto quela salud de nuestras aguas y las condiciones del agua potable están en riesgo. Esta propuesta didáctica, dirigida a alumnos de los dos últimos cursos de ESO y Bachillerato, presenta una serie de actividades con el fin de mejorar la calidad de las aguas del entorno, partiendo de un análisis de éstas y del relieve. Se trata de una acción a medio y largo plazo, por lo que la continuidad del proyecto se hace necesaria por parte de las promociones futuras.

Desde las áreas de Geología, Biología y Geografía se abordarán temas como la hidrogeología, los bioindicadores acuáticos, las especies autóctonas e invasoras, el reconocimiento de ríos y lagunas locales, y el análisis de las aguas, sin dejar de lado la puesta en marcha de medidas reparadoras (procedimientos de plantación y conservación de la vegetación, drenajes de cultivos, barreras hídricas, etc.).

La propuesta de trabajo se ha diseñado en varias sesiones –cada una de ellas, con varias actividades- que van desde la concienciación y la búsqueda de información hasta la actuación y la evaluación de los resultados. Así, en “Agua que no has de beber, déjala correr”, actividad de concienciación en la que los alumnos conocerán el impacto que los vertidos, la cuña salina o la eutrofización tienen en la calidad del agua, para, a continuación, en “Yo te lo explico”, comprender el efecto que los cambios que se produzcan en el suelo también tendrá en las aguas. Cambios debidos, entre otros motivos, a la desertificación, los incendios forestales o el efecto “splash”, uno de los efectos mecánicos del impacto de la lluvia en el paisaje, que influyen en su erosión.

En una parte más activa del proyecto (“Dime por donde andas y te diré cómo beberte”), los alumnos analizarán muestras de agua, fijándose en indicadores como la acidez, la turbidez, las propiedades organolépticas o la presencia de protozoos y algas. Después del análisis, tendrán que plantear sus actuaciones-“Toca pensar”- y valorar las posibilidades de intervención en las márgenes del río o lago cuyas aguas han analizado.

Y para poder desarrollar esas actuaciones deberán usar la imaginación, con el fin de conseguir vías de financiación que las hagan posibles. La actividad “En busca de gotitas” contribuye al desarrollo de la iniciativa emprendedora –e incluso, empresarial-, a través de la búsqueda de estrategias de financiación externa -acuerdos con asociaciones de vecinos, comercios, empresas locales o la administración pública- y autofinanciación –rifas y sorteos, mercadillos de segunda mano o colectas-. Una vez conseguido este objetivo, los alumnos podrán poner en marcha su proyecto que irá enfocado a la plantación de especies autóctonas, la limpieza del paisaje o la canalización, entre otras soluciones posibles.

A través de esta propuesta didáctica, se desarrollan, por lo tanto, diferentes estrategias y habilidades convenientes para estas edades, sin dejar de lado la importancia de los contenidos relacionados con las distintas materias, poniendo especial énfasis en las consecuencias que tiene el cambio climático no sólo en el estado de las aguas, sino en sus ecosistemas y en la biodiversidad. Para ello, se proponen actuaciones de intervención inmediata en los entornos más cercanos.