¿Qué es el cambio climático?

Comprendo + actúo

climático

¿QUÉ ES EL CAMBIO CLIMÁTICO?

Se llama cambio climático a la variación global del clima de la Tierra. Esta variación se debe a causas naturales y a la acción humana, y se produce sobre todos los parámetros climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad…, a muy diversas escalas de tiempo.

Las principales características del cambio climático que estamos viviendo son:

  • Es rápido. A escala geológica, que es como deben medirse los cambios en el clima, este cambio está siendo muy rápido, y por ello es muy difícil, si no imposible, la adaptación de los ecosistemas y sistemas socioeconómicos.
  • Es más agresivo por causas antropogénicas. En la actualidad existe un consenso científico, casi generalizado, en torno a la idea de que nuestro modo de producción y consumo energético es el que está generando una mayor alteración climática global debido a las altas emisiones de “gases de efecto invernadero”.

Ya en 2001 el 3º Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC según sus siglas en inglés: Intergovernmental Panel on Climate Change) señalaba que se están acumulando numerosas evidencias de la existencia del cambio climático y de los impactos que de él se derivan. En promedio, en el siglo XX:

  • La temperatura ha aumentado aproximadamente 0,6°C.
  • El nivel del mar ha crecido de 10 a 12 centímetros, y los investigadores consideran que esto se debe a la expansión de océanos, cada vez más calientes.

El Informe de Síntesis del 5º Informe de Evaluación del IPCC (2014) concluyó que:

«La influencia humana en el sistema climático es clara y va en aumento, y sus impactos se observan en todos los continentes. Si no se le pone freno, el cambio climático hará que aumente la probabilidad de impactos graves, generalizados e irreversibles en las personas y los ecosistemas. Sin embargo, existen opciones para la adaptación al cambio climático y, con actividades de mitigación rigurosas, se puede conseguir que los impactos del cambio climático permanezcan en un nivel controlable, creando un futuro más claro y sostenible».

El cambio del clima, una realidad observable

El cambio climático ya es una realidad que se expresa en todo el planeta a través del ascenso de las temperaturas medias, la subida del nivel del mar, el deshielo en el Ártico o el aumento del número de eventos extremos.

El cambio del clima adquiere rasgos específicos en diferentes zonas del planeta. En el territorio español se ha observado:

  • El alargamiento de los veranos, por AEMET (Agencia Estatal de Meteorología) estimado en casi cinco semanas desde los años 70 del siglo pasado.
  • La disminución de los caudales medios de los ríos, en algunos casos más del 20% en las últimas décadas.
  • La expansión del clima de tipo semiárido, con más de 30.000 Km2 de nuevos territorios semiáridos en unas pocas décadas.
  • El incremento de las olas de calor, cada vez más frecuentes, largas y más intensas.

AEMET es la Agencia Estatal de Meteorología y entre sus numerosas funciones tiene la de elaborar y actualizar los escenarios de cambio climático en España.

¿A quién afecta?

El cambio climático nos afecta a todos. El impacto potencial es enorme, con predicciones de falta de agua potable, grandes cambios en las condiciones para la producción de alimentos y un aumento en los índices de mortalidad debido a inundaciones, tormentas, sequías y olas de calor.

El Informe de Síntesis antes mencionado confirma que:

“El cambio climático se constata en todo el mundo y que el calentamiento del sistema climático es inequívoco. Desde la década de 1950, muchos de los cambios observados no han tenido precedentes en los últimos decenios a milenios y los impactos del cambio climático ya se han sentido en los últimos decenios en todos los continentes y océanos”.

El cambio climático no es un fenómeno solo ambiental sino de profundas consecuencias económicas y sociales. Los países más pobres, que están peor preparados para enfrentar cambios rápidos, serán los que sufrirán las peores consecuencias.

El mismo Informe de Síntesis ya mencionado sostiene con claridad estos dos argumentos:

“Muchos riesgos son particularmente problemáticos para los países menos adelantados y las comunidades vulnerables, dada su limitada capacidad para afrontarlos. Las personas marginadas en los ámbitos social, económico, cultural, político, institucional u otro son especialmente vulnerables al cambio climático”.

 

“Para limitar realmente los riesgos del cambio climático, es necesario reducir de forma sustancial y sostenida las emisiones de gases de efecto invernadero. Y en la medida en que la mitigación reduce la tasa y la magnitud del calentamiento, también dilata el tiempo de que disponemos para la adaptación a un nivel determinado del cambio climático, potencialmente en varios decenios”.

En consecuencia, aunque existen incertidumbres que no permiten cuantificar con la suficiente precisión los cambios del clima previstos, la información validada hasta ahora es suficiente para tomar medidas de forma inmediata, de acuerdo con el denominado Principio de Precaución al que hace referencia el Artículo 3 de la Convención Marco sobre Cambio Climático (CMNUCC).

¿qué podemos hacer?

Existe un marco institucional, cuyo hito es el Acuerdo de París (2015), que determina los compromisos políticos internacionales de acción por el clima.

El objetivo es mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2°C con respecto a niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitarlo a 1,5°grados centígrados.

Para conseguir cumplir este objetivo, es necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto pasa por CAMBIAR EL MODELO ENERGÉTICO ACTUAL basado en el uso de las energías de origen fósil:

  • Sustituir las energías de origen fósil por ENERGÍAS RENOVABLES, más limpias y sin emisiones de efecto invernadero.
  • Aumentar la EFICIENCIA ENERGÉTICA.

Actualmente, existe la capacidad tecnológica para descarbonizar la economía y en particular la energía. Las tecnologías de generación de energía con fuentes renovables son ya competitivas económicamente. Estamos viviendo una REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA que está del lado del clima. La innovación y la creatividad deben impulsar y acelerar las soluciones al cambio climático.

Los combustibles fósiles son también el origen de otro gran problema, que es la CALIDAD DEL AIRE y su impacto en la salud. Debemos buscar soluciones a ambos problemas de forma conjunta. Por ejemplo, las soluciones a la movilidad, buscando reducir la contaminación local y, por tanto, la calidad de vida de los ciudadanos.

Es URGENTE actuar. Cada minuto cuenta… No hay tiempo que perder, aún estamos a tiempo de frenar el cambio climático y mitigar sus consecuencias. El riesgo está en la inacción.

El cambio es una fuente de OPORTUNIDADES para todos. Aunque este proceso está lleno de riesgos, también es una oportunidad para conseguir un mundo mejor, más limpio y con mayor calidad de vida para sus habitantes.

Para conseguir llegar a los objetivos marcados, tenemos que estar todos JUNTOS. Es importante no dejar a nadie atrás. En este viaje debemos embarcarnos todos, ciudades, regiones y países. Organizaciones privadas y públicas. Empresas, ONGs y Gobiernos. Niños, jóvenes y adultos.

#NOTICIAS