Taller de juegos elaborados con material reciclado

Edad recomendada:  3-6 años

Temática: Introducción al cambio climático

Tipología: Taller/Actividad creativa

Recurso didáctico al que pertenece: El cambio climático: qué es, por qué se produce y qué podemos hacer. Una propuesta de trabajo para la educación infantil

¿Qué mejor idea para trabajar la importancia del reciclaje con nuestros alumnos de Educación Infantil que construir con ellos juegos utilizando todos aquellos elementos de los que, en una situación normal, nos desharíamos? Esta es una de las propuestas que podemos encontrar en la unidad didáctica “El cambio climático: qué es, por qué se produce y qué podemos hacer. Una propuesta de trabajo para la educación infantil”, dirigida a trabajar en las aulas con los grupos de 3 a 6 años.

¿Por qué no les pedimos a nuestros alumnos que, durante al menos una semana, recolecten por sus casas todos aquellos objetos que habitualmente tiran al contenedor amarillo o al azul? Latas, tubos de cartón del papel de cocina o del baño, tapones de plástico, chapas, cartones de leche o zumo, bolsas de plástico, botellas y vasos de plástico, palitos de helados… En definitiva, casi cualquier objeto nos servirá para crear distintos juegos. Elaboración de juegos a la que dedicaremos una o más sesiones  y a las que invitaremos a las familias de la clase. No olvidemos que trabajar en equipo facilita el aprendizaje. Además, a nuestras familias les encanta formar parte del día a día de la escuela y ser partícipes de nuestros proyectos.

Pero, ¿qué juegos podemos fabricar con todos estos materiales? En esta unidad didáctica se nos dan algunas ideas, pero a cualquiera se nos pueden ocurrir muchas más. Con los palitos de los helados y los tapones de plástico, podemos elaborar un estupendo “tres en raya”. Y si queremos pasar un rato pendiente de los números, podemos crear nuestro propio bombo para un bingo, utilizando un bidón de plástico, tapones y cartones. Pero si lo que queremos es ejercitar nuestra memoria, podemos emplear tapones de plástico y cartones dibujados o fotografías de revistas, para realizar un juego de memoria sobre imágenes. También podemos pasar a la acción y construir pirámides para ser derribadas, con las latas decoradas y numeradas.

Lo importante es dar rienda suelta a la imaginación, con el fin de desarrollar la creatividad, inventando todo aquello que se nos ocurra. Y, si la imaginación nos falla, la unidad didáctica, incluso, nos proporciona enlaces para elaborar cochecitos de último modelo con tubos de cartón y tapones que harán de ruedas, juegos de bolos con botellas de plástico o paracaídas con bolsas de plástico con los que nos podremos lanzar al vacío para seguir buscando más y nuevas ideas. ¿Y si nos ponemos a ello? ¡Manos a la obra!