Una parte considerable de las emisiones de gases de efecto invernadero están relacionadas con acciones que desarrollamos día a día, ¿qué podemos hacer nosotros para combatir la emisión de los gases de efecto invernadero? Aquí van algunos consejos básicos que podemos aplicar en las aulas:

  1. Muévete de forma sostenible. Deja el coche aparcado y camina o si lo prefieres usa el transporte público ola bicicleta. Por cada tres litros de gasolina que quemamos con el coche se emite cerca de un kilo de dióxido de carbono. ¡Ir al cole en bici o transporte público es una buena opción!
  1. Regula la calefacción y el aire acondicionado a una temperatura proporcionada. En clase, lo ideal es estar entre los 19 y 21ºC en invierno y los 24 y 26ºC en verano. La calefacción suele ser uno de los principales consumos energéticos de los centros, representando alrededor del 47% del consumo total de energía.
  1. Apaga las luces cuando no las estés usando. Es básico, si no necesitas la luz no la malgastes.
  1. Desconecta los aparatos que no estés utilizando. Pensamos que teniendo los aparatos apagados pero conectados no gastan siendo la realidad todo lo contrario, ya que nuestros dispositivos estarán en modo stand-by y seguirán consumiendo energía, es más, pueden llegar a representar entre el 7% y el 15% del consumo eléctrico.
  1. Ahorra agua estés donde estés ya que es un recurso escaso que se resentirá con el cambio climático. Cierra el grifo siempre que no lo uses y  no emplees el inodoro como papelera, Recuerda, más de 783 millones de personas aún no tienen acceso al agua potable.
  1. Toma conciencia del impacto de tu alimentación sobre el cambio climático. En muchas ocasiones consumimos alimentos que vienen desde muy lejos, y tienen que transportarse en modos de transporte muy intensivos en combustibles fósiles (por ejemplo, camiones). En otras, nuestra dieta es demasiado intensiva en productos con una elevada huella ambiental, como es el caso de la carne. Así, nuestras dietas ricas en proteínas animales desarrolladas en explotaciones industriales son una de las principales causas del calentamiento global. Detrás de este fenómeno se encuentran las deforestaciones masivas para cultivos y expansión del pastoreo, las emisiones de metano en el proceso digestivo de los rumiantes, la elaboración y almacenamiento de estiércol…

Existen miles de cosas que podemos hacer nosotros en nuestro día a día por el planeta. Actúa, ¡es el momento!